Un reportaje difícil, la verdad, porque Martín tan sólo tiene 3 años y el pequeño Marcos tenía 20 días, todavía se estaban adecuando el uno al otro y para colmo el mayor de ellos, Martín, era muy inquieto y revoltoso pero se soltó, se soltó tantísimo que la sesión se alargó más de lo normal. ¿Cómo íbamos a dejar pasar esas instantáneas que tanto se habían hecho de rogar?

Enhorabuena papis porque tenéis unos hijos preciosos.

 

¡Por favor, comparte!
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *