Esa edad entre el primer año y los tres años hace que los reportajes de fotos estén llenos de improvisación. Cada uno te puede salir con una cosa diferente y si lo que quieres es un reportaje diferente es cuestión de ponerles un poco de música y cinco minutos de espera para que cojan confianza.

Martín disfrutó muchísimo con la nieve del fondo de navidad, incluso llegó a enfadarse con sus padres porque le decían que parara. Se enfadó, mucho, pero la reconciliación fue genial.

 

Pasen y vean …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *